Un negocio multinivel es un sistema de distribución de productos y servicios, que se apoya en las redes, en la venta persona a persona, en integrar el rol del vendedor con el del comprador, ya que el mismo afiliado al negocio multinivel consume los productos, ganando con ello y dando ejemplo.

Para la creación de la redes multinivel, se invita a las personas a que se vinculen al proyecto de distribución de los productos y servicios. No se trata de una venta tradicional sino de una invitación a hacer parte del negocio, para trabajar en equipo, consumir los servicios y atraer gente que desee ser parte activa del mismo.

El concepto multinivel es sencillo pero poderoso. Se fundamenta en el hecho de que el esfuerzo mancomunado trae mejores resultados. Para qué pagar importantes sumas de dinero en publicidad y ventas, en forma masiva e indiscriminada, intentando que caiga en la red algún pescado o prospecto, cuando este proceso se puede realizar uno a uno, como la multiplicación de los peces, de una manera organizada y creciente. El objetivo es aprender a duplicar el esfuerzo.

Te acuerdas de aquel ejercicio de prender velas, en donde se inicia encendiendo sólo un par de ellas, quienes a su vez encienden cada uno a otros dos y así sucesivamente, hasta lograr que en pocos segundos, y bajo el efecto multiplicador, se enciendan todas la velas existentes, tal vez miles. De la misma forma funciona el negocio multinivel, en donde tu afilias entre dos y cinco personas, cada uno de los cuales afilia un número similar de personas, logrando una multiplicación de la red y crecimiento fantástico.

El trabajo en equipo tiene un poder insospechado. No es lo mismo que cada persona tenga $1 que lograr que un millón de personas coloque el mismo peso al servicio comunitario para obtener un millón de pesos. Este es el efecto multiplicador en donde la unión hace la fuerza. Eso sin contar la sinergía o ganancia que se logra como un plus extra de beneficio por el trabajo en equipo, que se perdería si el esfuerzo se hace individualmente.

Las relaciones de trabajo en el multinivel, no son de patrono a empleado o de vendedor a comprador, que en la mayoría de las veces son distantes y sujetas a contratos laborales o de comercio. Por el contrario, se fluye sin normas ni reglas ni ataduras. Sólo es un acuerdo de voluntades para trabajar como un equipo.

En una empresa tradicional, se establece un salario o sueldo fijo, por el cual se compromete a realizar un trabajo determinado. En el multinivel no existen ingresos fijos ni mínimos. Tampoco techos o barreras. Puedes ganar en forma variable hasta el infinito, pero con realismo, porque tampoco se trata de excesos o ideales falsos. Lo importante es que tus ingresos pueden crecer de acuerdo con tu gestión y la que realice tu red en conjunto. Obtienes ingresos por comisiones relacionadas con tus compras directas del producto, y participas con un porcentaje sobre las que realicen tu red de afiliados, además de recibir bonos por desempeño.

Pero no creas que con el multinivel los ingresos llegarán sin hacer esfuerzo y en forma mágica. Debes tener un plan de trabajo, ponerlo en marcha y hacer seguimiento. Aprender que se busca crear una red de afiliados motivada, participe y convencida del negocio, creyente de lo que ofrece, comprometida, y que siga duplicando los esfuerzos. Si lo logras, podrás obtener el premio, de hacer que el dinero y la red trabajen para ti, para cada uno de los afiliados. Nunca se detiene el crecimiento.

Be Sociable, Share!