La idea de obtener ingresos de forma fácil, trabajar desde casa o generar ingresos extras “sin mucho esfuerzo” resulta una idea tentadora, pero dudosa. Muchas personas identifican este tipo de negocio como una estafa, pero resulta que es un modelo de negocio rentable y atractivo que muchas empresas de gran envergadura utilizan en su estructura organizativa.

 

Para los nuevos Networkers que empiezan a trazar estrategias para potenciar sus ingresos, esta idea no es tan aceptada al principio, y esto ocurre por una serie de factores que influyen en la mente de los emprendedores.

 

La primera razón que evidencia la negación al multinivel es la ignorancia en la materia. Para muchos, la idea de participar en un negocio no conocido infunde temor y desconfianza por posibles estafas, asociadas a sistemas piramidales fraudulentos.

 

Por otra parte, las personas que se inician en el Network Marketing basan sus decisiones en las opiniones de otros. En este caso pueden incurrir en escuchar a terceros que no conocen la industria, formándose una idea errónea del negocio.  Las fuentes no confiables perjudican la percepción de un modelo de negocio que puede significar una gran oportunidad de crecimiento e independencia financiera.

 

Otro de los factores que causan el rechazo al negocio multinivel es la influencia cultural. Cuando en países generalmente subdesarrollados se plantea una idea nueva de negocio que no requiere de grandes inversiones y que rompe con el paradigma arraigado en su sociedad, se genera desconfianza e inseguridad. De hecho, para muchas personas la idea de vender un servicio intangible puede resultar una idea desconcertante, ya que consideran que siempre debe existir un producto físico.

 

Es necesario enfocar en las sociedades el Network Marketing como una herramienta profesional, y comprender la psicología del comportamiento de masas con respecto a la industria multinivel.

 

Be Sociable, Share!