Los enemigos de tu emprendimiento multinivel son el desenfoque, la falta de constancia, la desorganización, el miedo, la reactividad, la desactualización, la carencia de pasión, la desconfianza, el no contar con una estrategia clara de marketing y ventas, o el ser muy similar a cualquier otro negocio.

Afortunadamente también el emprendimiento multinivel tiene muchos amigos como el poder servir a los demás, la obtención de dinero e ingresos extras, el ser tu propio jefe, las relaciones y beneficios que obtienes mientras participas de tu propio negocio, entre múltiples otros amigos. Pero en este aparte vamos a dedicarnos de los enemigos, los cuales debemos primero conocer para luego poder vencer y salir airosos de su encuentro.

  • Desenfoque
  • Inconstancia
  • Desorganización
  • Miedo
  • Reactividad
  • Desactualización
  • Inapetencia
  • Desconfianza
  • Planificación
  • Marketing y estrategia

Si no te enfocas en tu negocio multinivel, te convertirás en una regadera que extiende tanto su alcance que no moja nada, porque la mejor manera de ganar presión en el chorro es disminuir la salida de agua y enfocarla en una misma dirección. Lo mismo ocurre en los negocios y en el multinivel.

La mayoría de los nuevos emprendimientos fallecen antes de llegar a los dos años de vida, por la falta de constancia en el emprendimiento, porque se cree que los resultados exitosos se alcanzan desde el comienzo, y no se tienen fuerzas para mantenerse constante en el negocio. El multinivel gana potencia en la medida en que se extienden sus niveles y se profundizan las redes de contactos y afiliados, lo cual se logra con tiempo y constancia. No desfallezcas al comienzo porque te perderás de cosechar los frutos.

La desorganización es como la polilla que abre huecos por todas partes, desangra las finanzas del negocio y solo genera desperdicio y descontrol. Por más que creas que tu negocio es pequeño y lo mantienes bajo control, no desestimes la organización de cada una de las áreas desde el comienzo, iniciando por las finanzas, el servicio al cliente, las ventas, la tecnología y la operatividad.

El miedo es el peor enemigo del emprendedor, porque le limita de realizar sus hazañas, de aventurarse, de iniciar los negocios, de soñar en grande, de ensayar estrategias y nuevos procedimientos, de ser pionero y diferente dentro del mercado para que los clientes lo vean y lo prefieran. Un multinivel con miedo será pequeño y pobre, pero si eliminas el miedo podrás verlo prosperar y crecer sin límites.

La reactividad es convertirse en un seguidor, copiar y hacer lo que hacen los demás, ser segundón e imitador. En algunos negocios funcionan seguir al líder, pero en el multinivel, se requiere liderar más que copiar, innovar más que ser un seguidor, demostrar al mercado que se es superior en el producto y servicio que se ofrece.

En el servicio y en la atención de los clientes, se debe demostrar que se está a la vanguardia, con los conocimientos actualizados y al día, que se es vigente y moderno, que se encuentra un paso delante de los competidores. Mantente actualizado en los servicios y productos de tu multinivel y demuéstrale a los clientes que eres el mejor.

Para que un emprendimiento triunfe, la pasión debe correr por los poros de cada uno de los emprendedores, para que se contagie a los demás afiliados, suscriptores, clientes, socios y prospectos. Muestra pasión para que los demás te sigan, los clientes se sientan con sus expectativas superadas y el multinivel crezca indefinidamente.

La confianza en ti mismo y tus capacidades se convertirán en la mejor referencia ante el entorno, porque en el cliente no puede quedar la duda, la incertidumbre o el cuestionamiento no resuelto, si tu multinivel le conviene y le puede ser benéfico.

La planificación es el camino que te llevará al éxito y la estrategia es la llave que te abrirá las oportunidades de negocio y del crecimiento. Cultiva la una y la otra, planificar y desarrollar estrategias que te lleven a lograr tus propósitos.

Tu emprendimiento multinivel merece que superes tus limitaciones y enfrentes a tus enemigos, que muchas veces no se encuentran afuera sino dentro de tu interior, por la desconfianza, la falta de pasión, el no tener constancia, ser desorganizado, no planificar y dejarte llevar por los miedos.

Be Sociable, Share!